AULA VIRTUAL

Olvidó su contraseña?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
laboratorio de adn
 
 
 
 
 
 
 
Seguinos en
     
 
OPINION Compartir en
 
La esterilización salva vidas
Por: Dra. Rosana Bronberg*.
Compartimos el discurso de la Dra. Rosana Bronberg en la presentación del Proyecto de Ley de Procesamiento y esterilización de productos médicos y funcionamiento de centrales de esterilización de productos médicos.

Es un honor para mí estar hoy aquí. En primer lugar, quiero agradecer al Diputado de la Nación  Dr. José Luis Riccardo quien nos recibió, nos escuchó y ha tenido en cuenta nuestra experiencia en el tema para ayudar y participar en la redacción de este Proyecto de Ley de procesamiento y esterilización de productos médicos y funcionamiento de Centrales de Esterilización. Comprometiéndose con este tema y sus problemáticas tan delicadas para el beneficio del bien público de la salud de los argentinos.

También al Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de Capital, en especial al Dr. Rubén Sajem, y a todos los colegas e instituciones de todo el país que han ayudado para estar hoy aquí, y a uds. estimado público presente.

Las Centrales de Esterilización en mi opinión son el corazón de un hospital o establecimiento de salud. Todos los productos médicos e instrumentos utilizados en los procedimientos o cirugías se procesan y se esterilizan en una Central de Esterilización. El correcto tratamiento que en ellas reciban define el éxito de dichos procedimientos o cirugías. De no ser esterilizados correctamente y de forma segura, podemos estar frente al caso de un renombrado cirujano o médico con una técnica quirúrgica de avanzada pero contaminada. Esto nos llevaría a infecciones del sitio quirúrgico, shocks tóxicos o muerte del paciente.

Las Centrales de Esterilización no están a la vista del público común. El paciente no las ve pero las necesita. Tampoco son visibles los microorganismos (virus, bacterias y esporas), a quienes debemos eliminar y matar en su totalidad para llegar a un buen resultado obteniendo productos médicos e instrumentos estériles. Ese trabajo que se realiza en una Central de Esterilización también es aparentemente invisible, como los microorganismos, pero indispensable para salvar vidas.

Está comprobado por distintos trabajos que existen en la bibliografía publicados por distintos organismos y asociaciones internacionales como por ejemplo AAMI, AORN, OMS, ISO y otras que las Centrales de Esterilización habilitadas con buenas prácticas, con recurso humano capacitado, con equipamiento validado y controlado y con procesos monitorizados y trazados, disminuyen un 60% las infecciones intrahospitalarias, y por sobre todo las de sitio quirúrgico.

Las infecciones de sitio quirúrgico ocasionan un alto costo a las instituciones de salud generando un gasto evitable.

Existen estudios que demuestran que una infección de sitio quirúrgico puede ocasionar un promedio de gasto de 10 veces más en concepto de: reoperaciones, estadías prolongadas en las instituciones de salud, estudios extras, medicación de alto costo, sin tener en cuenta las posibles demandas incalculables, comparado con el costo original por el cual se sometió al paciente en su tratamiento de origen.

En nuestro país podemos encontrar CE de todo tipo. Muy bien equipadas, con buenas prácticas de esterilización, con RRHH altamente capacitado.

Pero también encontramos muchas que no están controladas, con equipos obsoletos (como por ejemplo autoclaves vapor Chamberlain que fueron diseñados en 1879) que en ocasiones nos enteramos que terminan explotando, óxidos de etileno fuera de control, prácticas prohibidas como romper ampollas de eto, desinfección de instrumentos y productos médicos en lugar de ser esterilizados.

Muchas veces escuchamos al salir el médico de quirófano: “Salió todo bien en la cirugía”, y de pronto nuestro familiar o conocido comienza a descompensarse, fiebres altas con hemocultivo negativo, y luego nos dicen “No sabemos qué sucedió, tuvo un shock tóxico”. Esto es consecuencia de malas prácticas de procesamiento de PM y esterilización.  

Los ciudadanos comunes no saben que en muchas instituciones de salud no siguen las buenas prácticas de Esterilización y se reusan productos médicos de un uso. No sólo reusan los descartables sino que ni siquiera hacen un control y un seguimiento de dicho reuso como mínimo. Para que se comprenda: se usa varias veces un descartable con un proceso de esterilización que no se controla. Esto es inadmisible.

Cada uno de uds. podrá asociar distintos episodios que hayan escuchado. Por ejemplo: “Me hice un cateterismo y me quedó el brazo negro”. Esto pudo suceder porque utilizaron catéteres reusados en mal estado que te lastimaron. O “me fui a poner un stent y terminé en una intervención en el quirófano”. Esto pudo suceder porque utilizaron un catéter balón reusado y se reventó.

La Esterilización debe ser metódica, controlada, monitorizada, trazada, validada y documentada. Debemos conocer que PM se utiliza en cada paciente como lo hacemos con la medicación.

Por esto, a cargo de las Centrales de Esterilización debe haber un Farmacéutico especialista en esterilización que es el profesional mejor preparado para esto. El producto médico interactúa física y químicamente con nuestro organismo como lo hace el medicamento. Es nuestra incumbencia.

Podemos escuchar: “Gestionar y poner en marcha una CE es muy caro”. No es así. Mentira. Una Central de Esterilización con todo el equipamiento y planta física cuesta lo mismo que equipar un sólo quirófano. ¿Cuántos quirófanos tenemos en las instituciones? ¿Amerita o no este gasto?

Por esto y muchas razones más que me llevaría mucho tiempo desarrollar, urge en este país una ley que regule, controle y habilite las CE. Porque las resoluciones ministeriales existentes son recomendaciones. No podemos dejar librado el destino de nuestros ciudadanos, a la buena o mala ética de las distintas Instituciones de salud. Una ley implica sanciones a los que no la cumplen, una resolución no.

Haciendo las cosas bien disminuimos notablemente los presupuestos en salud y brindamos seguridad a nuestros pacientes para que cuando entren a una institución de salud con una patología no salgan con otra adquirida en la misma.

En el caso de la desinfección de los endoscopios, existen muchos casos reportados en el mundo de brotes y de transmisión de enfermedades infecciosas tipo HIV, Hepatitis B y C.

Nadie pretende que las instituciones pierdan dinero, pero es obvio que realizan una gran cantidad de endoscopías en un mismo día. Esto es inviable si pretendemos tener endoscopios seguros. A menos que tengamos muchos endoscopios y convengamos que no es lo que suele suceder. Muchos no respetan las buenas prácticas de desinfección de alto nivel de los endoscopios y después vienen los problemas.

Hablemos de los laparoscopios y artroscopios usados en laparoscopía y artroscopia. Este tipo de cirugía revolucionó las prácticas quirúrgicas. Todo lo que se utiliza en este tipo de cirugías debe estar esterilizado porque entra en torrente sanguíneo. Pero por no comprar los instrumentos necesarios se desinfecta de alto nivel entre paciente y paciente, y no mueren todos los microorganismos. De esta manera, interviene quirúrgicamente a mayor cantidad de pacientes creyendo que es la forma de ganar más dinero e irse más rápido a casa. Pero las consecuencias son un gran daño económico para la institución de salud ante una complicación y un daño irreparable muchas veces para el paciente.

Todo esto porque no hay una legislación. El paciente y sus familiares no lo ven, creen en su médico. Nadie se entera lo que sucedió salvo los casos famosos que salen en los medios de comunicación.

Porque una ley hay que cumplirla y si no lo hacés tiene una penalidad. Pedimos que esta ley se promulgue porque no se puede depender sólo de la buena fe y supuesta ética profesional. Muchos la tienen pero otros no.

Adquirir una infección es una probabilidad. Podemos disminuir esa probabilidad sólo haciendo bien los procesos con buenas prácticas de todo tipo. Si un profesional de la salud te dice “Nunca tuve un paciente infectado” es mentira. No existe la probabilidad cero. Pero si 100% cuando uno la adquiere.

Una vida es un mundo y vale la pena salvarla. Si se pierde esa vida se pierden futuras generaciones. O sea, se pierde más de una vida, para los que aducen que sólo se murió una persona.

Con esta ley propiciamos:

La creación, renovación y habilitación de plantas de CE en todo el país.

El control, validación y actualización de equipos y procesos de esterilización.

Destacar el RRHH capacitado para esta tarea: Farmacéutico a cargo de CE y, a cargo del mismo, técnicos en esterilización.

Trazabilidad de los PM esterilizados. Ya que estos deben ser monitorizados como el medicamento. 

Control de todo producto médico que se procese y se esterilice fuera de la institución de salud. Como por ejemplo los establecimientos que esterilizan PM para terceros y las ortopedias que brindan servicios de préstamo de instrumentos también deberán cumplir con buenas prácticas de esterilización y ser habilitadas y controladas por la autoridad regulatoria.

Por último y muy importante la creación de la autoridad regulatoria que habilite y supervise.

Quisiera terminar con una frase que resulta apropiada en esta oportunidad escrita por Karl Popper: “No tiene sentido quejarse de que las cosas son como son, sino que deberíamos pensar conscientemente qué es lo más razonable que tenemos que hacer para mejorarlas.” La esterilización salva vidas.

Compartimos el video de su presentación aquí.

*Dra. Rosana Bronberg, Bioquímica y Farmacéutica, Farmacéutica Especialista en Esterilización. Coordinadora de la Comisión profesional de Esterilización del COFyBCF.

 
 
 
 
Noticias relacionadas
 
Pesquisa de hipercolesterolemia en niños y adultos desde la oficina de farmacia  
Por: *Dr. Jorge A. Robledo Director del Programa Interinstitucional de Prevención y Educación en Salud (PIPES) Bioquímico y Farmacéutico - Doctor en Ciencias de la Salud.
 
Esterilización y productos médicos: hacia una Ley Nacional  
Por: Dr. Rubén Sajem*
 
Incumbencias: a propósito del CIN y las actividades reservadas  
 
BPM en la industria alimentaria  
 
Farmacia magistral: acciones para actualizar la normativa  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
Cannabis medicinal: el Gobierno reglamentó la Ley 27.350  
Por: Por Eduardo D. Barreiro*
 
¿Qué es la dispensación?  
Por: Farm. Rubén Sajem*
 
Alopecía: avances científicos  
 
Productos médicos: la defensa de esta incumbencia farmacéutica  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
Veintitrés años después… de nuevo los medicamentos sólo en farmacias  
Por: Farm. Rubén Sajem
 
VER TODAS
 
 
Rocamora 4045/55 - Capital Federal - 4862-0436/1020 4861-3273/1289
farmaceuticos@cofybcf.org.ar  /  bioquimicos@cofybcf.org.ar
LLOSA   ll  Net•consultora - Lamiradesign