aula virtual

icono-aula
¿Olvidaste tu contraseña?

Construcción de una inteligencia colectiva: parte 1

Todos juntos frente al coronavirus.

Construcción de una inteligencia colectiva: parte 1

Desde el COFyBCF pensamos que la mejor forma de homenajear, destacar y reconocer la tarea que estamos realizando los bioquímicos como integrantes del equipo de salud en esta pandemia es compartir con todos los colegiados y la comunidad una serie de entrevistas a especialistas en el tema.

En esta primera entrega entrevistamos a la Dra. Belén Bouzas, Bioquímica, Jefa de división análisis clínicos, Coordinadora de diagnóstico para coronavirus del hospital de infecciosas F. J. Muñiz.

¿En qué situación se encuentran los laboratorios de la ciudad de Buenos Aires con respecto al procesamiento de muestras para detección de COVID-19?

Dentro del ámbito de los hospitales públicos del GCBA, se dispone de dos laboratorios de referencia: el de virología del hospital de niños Ricardo Gutiérrez y la unidad de virología del hospital de infecciosas F. J. Muñiz para responder a la demanda de pacientes pediátricos y adultos frente a una emergencia.

Por suerte, en los últimos 15 años el diagnóstico de virus respiratorios ha seguido una línea más fuerte en la descentralización del mismo, habiendo otros laboratorios con disponibilidad de ensayos moleculares para el diagnóstico y vigilancia de influenza A y B, como el hospital de niños Elizalde y el Tornú, y aproximadamente otros 10 laboratorios más que hacen diagnóstico de panel respiratorio no por biología molecular pero si por inmunofluorescencia.

En lo que respecta a COVID-19, recién desde el viernes pasado figura una lista disponible y detallada de todos los reactivos de PCR en tiempo real que han sido autorizados por ANMAT. A partir de esa lista las autoridades nacionales en conjunción con el ANLIS autorizó a todos aquellos laboratorios del ámbito público y privado que, teniendo la posibilidad de realizar biología molecular para coronavirus, lo hagan a través de cualquiera de estas opciones de reactivos aprobados, con la condición obligatoria de que todos los resultados sean reportados al Sistema Integrado Sanitario Argentino (SISA).

La  semana pasada hubo un anuncio de descentralización por parte de las autoridades nacionales que se fue concretado con muchísima dificultad en los últimos días. Esto ha determinado que los laboratorios de referencia de CABA han comenzado con el diagnóstico de coronavirus además de continuar con el screening previo de influenza A y B.

Esto, en parte, ha descomprimido en estos días el enorme esfuerzo que implican las derivaciones de muestras de un centro a otro sumado a la demora en la devolución de los resultados producto de la centralización del diagnóstico de todo un país en un solo centro que con todos los esfuerzos posibles se ve complicado con el número de muestras ocurrido con anterioridad a la cuarentena.

A este panorama se suma un hecho no menor que es la limitación en el acceso a los reactivos, que ocurre no solamente en nuestro país sino a nivel mundial por la alta demanda sumada a los obstáculos en la logística internacional. Esto complica cualquier proceso de descentralización que quiera llevarse a cabo en términos de gestión, es decir, queremos comprar pero no tenemos qué comprar.

Eso ha obligado, en algunos centros y jurisdicciones, a realizar importaciones directas o, bien, ir comprando en la medida que se habilitan stocks. Quizás una ventaja fundamental es la versatilidad de muchos kits comerciales y el tener validaciones en varias plataformas moleculares.

¿Qué opina sobre la utilización de test serológicos o rápidos?

Otro capítulo de esta pandemia son los test serológicos o test rápidos para detección de anticuerpos IGG e IGM para coronavirus, que permiten obtener un resultado en 15 minutos.

Es una herramienta que, debido a su sensibilidad y especificidad, se encuentra en evaluación. Hoy disponemos de kits con una sensibilidad para IGM del 60% y otros de mayor al 85%. Podríamos asumir a priori que aquellos ensayos con una sensibilidad superior al 85% y una especificidad superior o igual al 90% podrían ser candidatos a ser elegidos.

También existen otros parámetros a tener en cuenta: el VPP (valor predictivo positivo) y el VPN (valor predictivo negativo) que dependen de la prevalencia de la enfermedad en el momento de la epidemia.

Su aplicación sería recomendada en evaluación de contacto y estudio de foco, debido a su rapidez en el resultado y a su menor costo.

Todos estos aspectos están siendo evaluados por el comité de expertos de diagnóstico y ya han sido expresados en un documento a Nación.

Pero como concepto más importante en la actualidad, la utilización de estos rápidos de ninguna manera reemplaza al diagnóstico realizado a través de las técnicas moleculares por PCR para la detección del virus y el diagnóstico de COVID-19.

Desde el COFyBCF agradecemos a la Bioq. Belén Bouzas, y volvemos a reconocer a todos los profesionales bioquímicos que hoy en día prestan sus servicios ante esta situación de emergencia.

 

Bioq. Cecilia Ghisolfi

Presidente Sección Bioquímica - COFyBCF

Suscribir
Suscribir